¿Hay algo en lo que te podemos ayudar en tu comuna del distrito 8?
¡Cuéntanos!

Una campaña que escucha y aprende

DISTRITO 8
Soy Camilo Morán, tengo 31 años, estoy casado con María Jesús, y juntos, ya esperamos con mucha alegría a Camilito, nuestro primer hijo. María Jesús lleva ya siete meses de embarazo.
 
Soy criado en Lo Prado. Crecí en Neptuno con Los Copihues. Desde chico supe lo que es pelar el ajo, el esfuerzo, el mérito, y sobre todo la humildad.
 
El 4 de agosto de 2020 asumí como diputado en reemplazo de Mario Desbordes. Por mi trabajo en terreno, y el momento que vive nuestro país, he decidido ir a la elección como diputado en el distrito 8 y te quiero explicar mis razones:

Chacabuco

Quilicura

Pudahuel

Maipú

Cerrillos

Estación Central

Noticias

DIPUTADO

UNA NUEVA FUERZA

SÚMATE

ESCASEZ HÍDRICA​

Las noticias sobre la sequía y la escasez hídrica son preocupantes y por más alarmas que existan pareciera que nadie está tan preocupado y nosotros podemos jugar un rol. 

 

Me parece muy preocupante que solo en la Región Metropolitana existan 17 comunas que enfrentan una dura crisis por el agua, y que dentro de ese número estén dos de las 8 comunas de mi distrito: Lampa y Til Til, aunque Colina también está viviendo esta difícil realidad.

 

 

Chile necesita con urgencia un Plan Nacional del Agua. No solo es una propuesta necesaria, sino también urgente. Actualmente se encuentran vigente 16 decretos de escasez hídrica y solo en la última temporada estival, 104 comunas se vieron severamente afectadas. Hay consenso en que esta crisis es consecuencia del Cambio Climático, lo que nos obliga a adaptarnos y mitigar sus efectos. Llevamos una década de grave escasez hídrica, la mayor en 100 años. A pesar de lo anterior, los gobiernos se suceden, unos tras otros, sin que se tomen medidas para resolver este drama, de una vez y para siempre. No por nada el presidente Eduardo Frei Montalva se refería a la sequía como un verdadero “terremoto silencioso.”

 

 

No somos el primer país que enfrenta el desafío de asegurar el abastecimiento hídrico de su población. Les tocó en su momento a Israel, California o Arizona. Es un problema que tiene solución y se llama “eficiencia hídrica”. Alcanzarla requiere visión de futuro, valentía para enfrentar intereses poderosos y decisión para realizar las inversiones necesarias. Aquí está en juego el abastecimiento del agua para el consumo humano, pero también para el desarrollo la minería y la agricultura. En definitiva, están en juego las condiciones fundamentales para la subsistencia de nuestro pueblo. 

 

Creemos que el agua debe desprivatizarse y consagrarse el Derecho Humano al agua, pero debe hacerse de forma inteligente. No sacamos nada con pasar años discutiendo sobre la titularidad de los derechos de agua, si en poco tiempo más, en muchas cuencas no habrá siquiera un litro para repartir. Por eso, lo primero es saber cuál es la disponibilidad actual y futura de agua en cada cuenca. Para eso necesitamos un Sistema Hidrológico Nacional Autónomo, que al igual que el Banco Central, se haga cargo de gestionar la actual inflación de derechos de agua. Hoy el agua no

solo es escaza, sino que se usa de forma irresponsable. Necesitamos modelar hidrológicamente cada cuenca y planificar territorialmente cada una de las 101 macrocuencas y sus respectivas microcuencas, otorgando información en tiempo real para gestionar el agua de forma sustentable.

 

Usar el agua de forma eficiente y sustentable requerirá la aplicación de nuevas tecnologías (hidrogeles, control de evaporación, plantar agua, riego tecnificado, etc.) pero también mucha educación y cambio de hábitos. Tenemos que reemplazar el césped por xerojardines, generar incentivos a nivel local y doméstico para no perder una sola gota de agua. 

 

Pero al mismo tiempo, tenemos que aumentar la disponibilidad de agua. Eso requerirá invertir en desalación. Chile tiene una distancia promedio a la costa de 150 km. y tenemos que aprovecharla. Gracias a la disminución del precio de la energía, el agua del mar es hoy nuestra mejor alternativa. Si invertimos en la tecnología e infraestructura necesaria, podríamos usar agua desalada para la minería, la agricultura, el consumo humano e incluso para recargar acuíferos. EL AGUA HOY ES UNA URGENCIA Y ACÁ ESTAMOS PROPONIENDO UNA MEDIDA RAZONABLE. ESPERO QUE NOS ESCUCHEN.

CAE

Condonación del CAE, Crédito Corfo y Fondo Solidario, a quienes hubiesen tenido gratuidad.


Pedimos la condonación parcial del CAE y que el Crédito con Aval del Estado se elimine por un nuevo sistema de financiamiento.


Solicitamos al presidente de la república alivianar la carga financiera a las familias, condonando la deuda a aquellas personas que habría podido acceder a la política de gratuidad de la educación superior, si es que dicha medida hubiese estado vigente. Condonar la deuda del CAE en modalidad de gratuidad retroactiva cuesta entre US$1.500 y US$2.000 millones de dólares.


La mochila del CAE le pesa hoy a muchas familias. No podemos avanzar en la condonación total. Cuesta 12 millones de dólares. Y no queremos vender humo como lo hace la izquierda con la condonación total. Acá estamos proponiendo un primer paso, accesible, de condonar la deuda del CAE a quienes hubiesen tenido gratuidad. Además, pedimos al presidente evaluar la situación de los estudiantes con Crédito Corfo y Fondo Solidario.


Además, en el proyecto de resolución, se pide la eliminación del CAE, cambiándolo por un nuevo sistema de financiamiento para las personas que hoy no accedan aún a la gratuidad universitaria. Este sistema sería sin la banca privada, sin intereses, un pago máximo del 10% de los ingresos y que se condona transcurridos 10 años desde el egreso.

CÁNCER

El cáncer es la segunda causa de muerte en Chile. Por lo mismo, con la reciente promulgación de la Ley del Cáncer se destinó financiamiento para construir un nuevo Instituto Nacional del Cáncer, el segundo a nivel país que vendría a ayudar en los tratamientos de esta complicada enfermedad. El problema es que se atrasó la licitación del inicio de su construcción programado a partir de diciembre de 2020. No se ha iniciado el proceso y urge que comience para la creciente demanda que habrá en un futuro en los tratamientos de la enfermedad por el freno que han sufrido tras la crisis sanitaria.


El nuevo Instituto del Cáncer permitirá crecer en un 174% las consultas, triplicará la dotación de camas y crecerán en más de 200% las cirugías mayores. POR ESO NECESITAMOS REUNIR FIRMAS PARA EJERCER PRESIÓN CIUDADANA y así que se tomen acciones frente este atraso.